La muerte de una mujer influyente

Isabel tenía un puesto directivo en una de las organizaciones más importantes del país. Era una mujer trabajadora, con un carácter enérgico y exigente que le había ganado la enemistad de muchos de sus rivales profesionales. Uno de ellos era Ascensión, que hacía a Isabel responsable de las dificultades que estaba atravesando su familia. Por eso decidió matarla.

Todos los medios de comunicación se hicieron eco de este crimen. Yo me enteré aproximadamente una hora después de que sucediera y enseguida sentí que tenía que ayudar al alma de Isabel. Decidí hacerle la sanación que me enseñaron algunos meses antes en la escuela de enfermería astral. Así que me imaginé dentro de su cuerpo y viví su muerte en primera persona.

La primera sensación que experimenté fue un golpe seco en la espalda. Después vi como Isabel, muy aturdida, medio giró su cuerpo y miró sin reconocer el rostro de una mujer que la observaba fijamente. Vlo el fogonazo de otro disparo y su visión se oscureció. En ese instante empecé a guiar su alma a la Luz.

Puedo aseguraros que no sufrió, que ni siquiera fue consciente de lo que estaba pasando y que su alma está en paz.

Los noticieros daban siempre la misma versión de los hechos. Decían que Isabel había muerto de tres disparos por la espalda, pero no hablaban nada del disparo que había recibido de frente y que fue el que realmente acabó con su vida.

Durante una temporada leía la prensa todos los días esperando que cambiaran la «versión oficial», pero nunca variaba y esto me desconcertó tanto que empecé incluso a dudar de la exactitud de lo que había visto.

Unos 15 días después decidí confiar en lo que había vivido y di por buena mi versión, a pesar de que la prensa hiciera una interpretación algo diferente de los hechos.

Finalmente, uno o dos días después de que decidiera confiar en mi percepción, se hizo pública la autopsia de Isabel: confirmaba que primero fue disparada por la espalda, que entonces giró mecánicamente medio cuerpo y recibió un segundo disparo frontal que fue el que la mató y que una vez muerta recibió un tercer impacto de bala.

Este caso fue importante para mí porque al comprobar la veracidad de mi visión me confirmaba que la sanación que aprendí en el plano espiritual realmente ayuda a las almas en su transición.

Hasta ahora la mayoría de los casos presentados están publicados en orden cronológico. Todos son especialmente significativos para mi, pues suponen un paso más en mi evolución personal.
Básicamente, trabajo con almas que tienen temas pendientes. Generalmente contacto con ellas a través de un espíritu que trae a mi consulta algún ser querido suyo en el plano físico para que alivie su dolor.
En muchas ocasiones mi trabajo se centra en ayudar a las personas a asimilar su propia muerte para que puedan ir a la Luz en paz.